Motocarros / Triciclos / Isocarros
 

Turismo reconvertido artesanalmente en furgoneta. La matrícula es de 1958 pero el vehículo original parece más antiguo.
La Guerra Civil española dejó a la industria nacional sumida en la pobreza y sin apenas vehículos para el transporte de mercancías. Para agravarlo, a los pocos meses empezó la 2ª Guerra Mundial y durante 6 años todos los esfuerzos de la industria de fabricación de tracción mecánica fueron dirigidos a reforzar la maquinaria bélica.

En este contexto, no quedó otro remedio que seguir usando carros de mulas y reparar todo vehículo utilizable. Los camiones que sobrevivieron a la contienda se estaban usando en la reconstrucción del país, así que a muchos turismos se les serró la carrocería y se les montó una caja para hacer transportes. Ya eran vehículos viejos y fueron exprimidos mucho más allá de lo que era razonable esperar: a menudo funcionaron hasta bien entrada la década de 1970.

Fotograma de la película "Plácido" (1961) magistral comedia costumbrista en la que el protagonista era un motocarro y las tribulaciones de su propietario para cobrar un trabajo, pagar la letra, y evitar que se lo embargasen en plena Navidad.

Una de las prioridades del Gobierno fue crear una fábrica de camiones para paliar esta escasez, y así nació ENASA (Pegaso). Pero había otros problemas graves: el caucho para hacer neumáticos, la gasolina y el acero iban a la industria de guerra europea y aquí estaban racionados.

El fin de la Segunda Guerra Mundial consiguió que la industria reorientara su producción a la reconstrucción de Europa y aunque el régimen político de España seguía aislado de la escena internacional poco a poco la industria española empezó a renacer y se fueron reduciendo los racionamientos.

Durante la década de 1950 aparecen en España más de un centenar de fábricas de motocicletas, la mayoría empresas casi artesanales con una producción muy baja. Fabricar un chasis de moto es relativamente sencillo, pero diseñar un motor eficiente es harina de otro costal. Por ello la mayoría de estas empresas montaban motores extranjeros fabricados bajo licencia (o en algunos casos "copias piratas")

Muchas de estas fábricas dieron el siguiente paso lógico y empezaron a construir motocarros, simples motocicletas a las que se añade una tercera rueda y una caja para transportar mercancías. Al principio eran raros los motocarros de cuatro ruedas por una razón muy simple: históricamente los vehículos de 3 ruedas disfrutaban de exenciones en el impuesto de lujo y otras ventajas fiscales. Además, naturalmente, son más económicos de construir y mantener. Hubo versiones comerciales de algunos microcoches de 4 ruedas (como el Biscuter) pero no vamos a hablar de ellos aquí.

Motocarro Derbi con caja delantera y pasajera montada a lo "amazona".

Se vendían motocarros con dos configuraciones básicas, heredadas de los triciclos de reparto a pedales del primer tercio de siglo: Con la caja sobre el eje delantero o sobre el trasero. En el primer caso la construcción es mas simple pues no hace falta diferencial, pero para girar el conductor debe mover la caja y la carga y eso requiere mucho esfuerzo especialmente en maniobras urbanas a baja velocidad. Otro inconveniente es que la carga está frente al conductor por lo que si es voluminosa limita su visibilidad. Por todo ello la configuración más utilizada -y con mucha diferencia- fue con la caja tras el conductor y una sola rueda directriz.

Hablar de motocarros en España es hablar de dos empresas, fundadas ambas en 1951 y que  desaparecieron durante la década de 1970 con la popularización de vehículos "de verdad", principalmente Seat 600, Citroën 2CV y DKW cada uno en su sector.
 

Modernísimas líneas del Huracán M-202 presentado en la feria de muestras de 1958. Montaba el Hispano Villiers de 197 cc.

Hispano Villiers: The Villiers Engineering Company era una sólida empresa que fabricaba motores y complementos desde 1890. En particular a principios de la década de 1950 tenía en producción un motor de dos tiempos y 121 CC muy fiable y económico. En 1951 se funda en Barcelona la Hispano Villiers SA para construirlo en España. Hasta que la fábrica puede funcionar a pleno rendimiento en 1953, se importan los motores de Inglaterra. Poco después empezaron a producir el motor más vendido, el 6M de 197CC. Cuando el esplendor del motocarro llegaba a su fin llegaron a producir motores bicilíndricos con arranque eléctrico. Una versión con la culata de gran tamaño para facilitar la refrigeración equipaba al Biscuter, el más conocido de los microcoches.
Nunca fabricaron vehículos completos, sólo motores que montaban otros fabricantes y por eso es menos conocida que su rival ISO pero Avia, Sava, Fada, Roa, Cremsa, Iresa, Mymsa, Huracán, Sansón, Lince, Kapi, ... y hasta las furgonetas Hispano -los restos de la Hispano Suiza tras la absorción por Pegaso- se fabricaron con motor Hispano Villiers.

 

Isocarro con matrícula del Ejército del Aire de 1954 arrumbado en el aeródromo de Tablada.

ISO: Isothermos & Renzo era una fábrica italiana de aparatos de refrigeración. La 2ª Guerra Mundial afectó gravemente a la empresa que se vio obligada a reorientar su producción a la fabricación de motocicletas y motocarros. En 1951 Iso aporta capital a Motor Italia SA (que fabricaba pequeños motores auxiliares para bicicleta bajo patente italiana) para producir en España bajo licencia los vehículos de la marca. Se vendieron miles de vehículos bajo la marca "Isocarro" que llegó a ser para muchos sinónimo de motocarro. También construyeron el famoso microcoche Isetta, furgonetas derivadas de él -Isettacarro- y más adelante camiones Borgward bajo licencia.
Lo más llamativo del motor Iso es que contaba con dos cilindros pero una única culata. Una biela estaba montada sobre la base de la otra en lugar de directamente al cigüeñal con lo que ambos pistones suben y bajan con un ligero desfase. Un cilindro contiene sólo las lumbreras de admisión y el otro las de escape. Combinado con el desfase de los pistones se consigue paliar el principal inconveniente de los motores de dos tiempos, que parte de la gasolina sin quemar se va directamente por el tubo de escape.

Vespacar de Correos en 1961.

Hubo otros fabricantes de motocarros con motor propio. Entre los nacionales Derbi, y Mymsa. Destacan de entre los importados o bajo licencia Vespa con su APE (Conocido en España como Vespacar) que todavía está a la venta aunque su producción se inició en 1948. Sin embargo no se construyó en nuestro país hasta 1960, justo cuando se iniciaba el declive de este tipo de vehículos y aunque se vendieron importantes cantidades -todo el parque de correos, por ejemplo- no llegaron a tener tanta relevancia como los anteriores. En la actualidad ya no se fabrica en España aunque sigue importándose.

También su principal rival, Lambretta fabricó motocarros basados en su plataforma. Aunque menos vistos en España, en Colombia Auteco sigue fabricándolos bajo la marca Torito.

Con una implantación también muy alta está Trimak y su marca Trimakar. Fundada en 1959 por el ingeniero judío-polaco Stanislav Makowiecky que había conseguido huir de la ocupación alemana. Originalmente montaban motor LEW (copia de un DKW de moto con cambio de marchas propio) y diferencial de Fiat Topolino que dio muestras de debilidad y fue sustituido por otro de diseño propio. Tras la quiebra de la empresa en 1967, los acreedores se hicieron con el control y sustituyeron el motor LEW por uno de SEAT 600, logrando sobrevivir hasta 1974.

Hubo motores de otros orígenes, como los Ika diesel del Sansón, BMW de algunos Roa...

 

Una de las pocas excepciones. Furgoneta Mymsa "Rana", con motor de diseño y fabricación propias. Imagen para el recuerdo. Trimakar pesándose en la báscula municipal de Barbastro (Huesca) el año 1965
Excursión familiar con un Trimakar.   Isocarro de Espumosos Valdelagrana de El Puerto de Santa María (Cádiz) haciendo un descanso en el reparto.
Motorhispania también intentó vender los motocarros Ducati. Venían con un motor de 4 tiempos, mucho más caro -aunque de menor consumo- que los de 2 tiempos y tuvieron poca difusión. Imagen que refleja doblemente las penurias por la que pasaba nuestro país: motocarro de reparto de lo que entonces se vendía como sucedáneo de café.
Avia 200 con motor Hispano Villiers y carrocería basculante para recogida de basuras. Isocarro de Espumosos Valdelagrana de El Puerto de Santa María (Cádiz) A sus mandos Miguel González, hijo del fundador de la empresa.
No sólo se construyeron en España e Italia. Alemania quedó prácticamente arrasada tras la guerra y tuvo que fabricar motocarros como este Tempo que se vendió con éxito en España. Ya en 1961 ROA construyó bajo licencia las furgonetas Tempo hasta su adquisición por Barreiros. Isettacarro italiano en gira promocional con varias motos Iso. Tiene 4 ruedas pero es de la misma familia.
Motocarro Sansón, de 1962, se anunciaba como el primero con motor Diesel (un IKA de 9 Cv) Su elevado precio al parecer no llegó a compensar el ridículo consumo y se vendieron pocas unidades. Motocarro en las calles de Jaén.
Parque móvil de la empresa de desinsectación Aerosol SA, pionera en el uso del DDT en España. Tres Vespacar adscritos a distintas delegaciones, 5 Citroën 2CV y una furgoneta DKW. Esquema del peculiar funcionamiento del motor Iso, con dos cilindros que comparten una única cámara de combustión y la biela excéntrica que mueve los pistones con un cierto desfase para abrir o cerrar con mayor eficiencia las lumbreras de alimentación y escape.
La familia Montero al completo sobre el motocarro de la empresa en Cangas (PO) el año 1965 Vicente Muñoz "Jarete" en 1988 con el motocarro de 1966 con que repartía piensos en la zona de Criptana (CR) En una España con miles de mutilados de guerra debemos recordar, aunque sea de pasada, los triciclos para minusválidos. Pepe Isbert sobre uno de ellos en la película "El Cochecito" de 1958
Página anterior Página Anterior
ANGUERA TRANSPORTS, S.A.
C/ Moscou, 38 Local    Mapa
08005 BARCELONA
TEL.: 933 19 18 25
Página Siguiente Página Siguiente